tipos de curriculum

¿Qué tipo de currículum elegir según tu perfil profesional?

A menudo la gente redacta un curriculum para diferentes empleos o empresa. Esto es un error garrafal. Cuando hablamos de currículums, no hay un modelo ganador que valga para todo el mundo y todos los trabajos. Tienes que adaptarlo, personalizarlo, cuanto más esfuerzo pongas en escribirlo mejor.

Si no, correrás el riesgo de pasar desapercibido entre los demás candidatos, perderte la entrevista y lo que es peor, el empleo.

3 tipos de currículums

Dependiendo de si te interesa resaltar más tu experiencia, tus conocimientos o cualquier otra información , deberás presentar la información de manera distinta.

De modo que vamos a conocer los tipos de currículum que hay y evaluar de forma minuciosa cuál nos favorece más:

1) Currículum cronológico

curriculum cronologico
Ejemplo de currículum cronológico

Este es quizás el más tradicional y conocido por la mayoría de los candidatos.

En él se presenta la información, la experiencia laboral y la formación, en orden cronológico de más reciente a más antiguo o al revés.

Es una buena forma de venderte porque destaca la evolución en tu carrera laboral y tus logros, poniendo en primer lugar el más último.

Este tipo de currículum es recomendable para ti, si eres un candidato con una trayectoria laboral y deseas encontrar un empleo que contribuya a dar continuidad a esa trayectoria.

Si tienes años de experiencia y has trabajado en empresas reconocidas y deseas resaltarlo.  Bien sea porque has permanecido algunos años en una misma empresa, con cambios de cargos que denotan un crecimiento profesional.  O porque hayas rotado por diferentes empresas, pero de igual forma se evidencie un desarrollo en tu carrera con un crecimiento horizontal o vertical.

¿Pero qué presentación es mejor? ¿Te conviene la presentación lineal de tu información, de más antigua a más reciente?¿o crees que es mejor a la inversa?

La respuesta es depende. Los primeros segundos en la lectura del currículum son fundamentales para que el reclutador decida si eres o no elegible para el cargo.

En los casos donde una experiencia más antigua es más importante que la última, decídete por un CV cronológico lineal.  

Por ejemplo, si un candidato trabajó para una empresa de prestigio en el pasado o tuvo un cargo importante, quizás una jefatura, en la que supervisaba un equipo de trabajo, pero luego se cambió a una empresa donde la estructura era distinta y el cargo era de coordinador sin empleados a quienes supervisar. Después trabajó por cuenta propia como emprendedor, y en la actualidad desea reincorporarse al mercado laboral y aspira a una jefatura. Por supuesto que le resultará más conveniente una presentación cronológica lineal.

Se trata de no dejar al azar la primera información que leerá el reclutador, en este caso le conviene que sepa que ya ha desempeñado el cargo de jefe, por tanto, es perfectamente válido que aspire nuevamente a ese puesto.

En el caso de que tu carrera haya sido ascendente, con rotación de trabajos similares y has tenido un desarrollo sin altibajos, sin periodos marcados de inactividad y deseas continuar con tu trayectoria laboral, el currículum cronológico inverso es el más apropiado para tu perfil profesional.

Esta presentación, cronológica inversa, destacará tu estabilidad laboral, las promociones internas que hayas tenido y el desarrollo profesional. Es ideal para quien desea continuar con su desarrollo de carrera.

Como desventaja, esta presentación puede hacerse muy larga o tediosa al reclutador, si has desempeñado varios cargos.

Otro punto en contra es que si has tenido diferentes cargos y el crecimiento solo ha sido horizontal es probable que el reclutador te juzgue de forma superficial y te encasille en ese perfil.

En ambas presentaciones, lineal o inversa, te recomendamos ser breve, evitar redundancias, enfocarte en lo relevante al describir las responsabilidades y las funciones de cada cargo y, muy importante, en cada puesto recuerda incluir tus logros y destacar tus aportes a las metas organizacionales.

2) El currículum funcional

curriculum funcional
Ejemplo de currículum funcional

En este tipo de CV la manera de presentar la información hace especial énfasis en nuestras habilidades y competencias profesionales.

Podemos hablar de nuestras aptitudes e intereses, así como de las experiencias, sin enfocarnos en los períodos, fechas y empresas en las que hemos trabajado, porque no hay un criterio temporal.

La información se suele presentar por apartados o por bloques con su respectivo título: habilidades, aptitudes, experiencias…Según lo que queramos resaltar al reclutador.

De esta manera la información queda organizada por temas y visualmente muy amigable para que el reclutador haga una lectura rápida y decida si tú eres un candidato que encaja con el perfil buscado.

Este es un tipo de currículum muy adecuado para ti, si estás recién graduado, o si has tenido mucha rotación laboral, que pudiera perjudicarte y contaminar la primera impresión del reclutador.

Recuerda que los primeros segundos pueden determinar que te llamen o no a una entrevista.

Del mismo modo, este tipo de currículum es apropiado para las personas que han tenido períodos de inactividad en su carrera y para los que quieren cambiar de carrera. Por ejemplo, si has trabajado períodos cortos, pero deseas resaltar en tu perfil las habilidades y la experiencia que tuviste en dicho periodo, te conviene optar por este tipo de CV funcional.

La información que debe incluirse en el CV Funcional:

  • Un título: Debes dar un título a tu CV, que será  lo primero que leerá el reclutador, este título deberá contener las palabras clave que te  ayudarán a posicionar el currículum en los buscadores: Por ejemplo: Desarrollador de aplicaciones.
  • Los datos básicos personales y de contacto se presentan en un solo bloque.
  • Tu profesión y breve resumen de tu perfil. Por ejemplo: Ingeniero de sistemas, con dos años de ejercicio profesional desarrollando aplicaciones según los programas…
  • Objetivo profesional: Redactado en primera persona e indicando tus expectativas con respecto al cargo y lo que aportarías a la empresa. Esto último significa que debes adaptar tu objetivo profesional a cada cargo y ofertas a las que respondas. Puedes encontrar más información sobre cómo redactar tu objetivo profesional aquí.
  • Experiencia profesional: Necesitarás incluir esta sección también, los trabajos que has desempeñado y las tareas que realizaste. Puedes ponerlo al final, para que el seleccionador se centre más en tus habilidades que en tus experiencias profesionales previas.
  • Habilidades profesionales o hard-skills: Aquí debes incluir los conocimientos relevantes para el puesto y el grado de dominio que posees de cada uno.
    Igual que el objetivo, los conocimientos deben ajustarse de tal manera que resaltes las habilidades que se amoldan a los requisitos del cargo que aspiras.
    Por ejemplo: Si aspiras al cargo de diseñador web. Ése será el primer conocimiento que agregarás. Enumeras los programas que conozcas y hayas trabajado, e indicas el nivel de dominio.
  • Habilidades personales o soft skills: Elige uno u otro título dependiendo de lo solicitado en el perfil del puesto.
    Es muy importante que reflexiones e identifiques qué habilidades concuerdan con lo que ellos están buscando. Ten presente que no se trata de mentir sino de trabajar en tu perfil para hacerlo más atractivo al reclutador.
    Puedes preguntar a personas cercanas para identificalas: ¿Cómo te ven?, ¿Qué cualidades te describen mejor?,¿Ante qué situaciones te han visto actuar y demostrar esa competencia?
    Esta información te puede servir para redactar tu CV, pero incluso para tu crecimiento y desarrollo personal o para prepararte para las posibles preguntas que te pueda hacer el entrevistador.
    Pongamos un ejemplo en el que una empresa solicita un candidato que pueda trabajar bajo presión. No te apresures a escribir que manejas estrés y toleras presión solamente. Primero pregúntate a ti mismo en qué situaciones de este tipo te has visto anteriormente y cómo has reaccionado. Primero piensa si cumples con este requisito y prepara un ejemplo que dar en caso de que te pregunte el reclutador.
  • Si aún tienes dudas sobre las habilidades profesionales o personales, puedes encontrar más información aquí.
  • Otros aspectos que puedes incluir en este modelo de CV son tus intereses, tales como  participar en un voluntariado, reconocimientos académicos, miembro de alguna asociación. Si tus aficiones no tienen ningún valor para el CV o te perjudican mejor no los incluyas. Por ejemplo: Ir de compras, Netflix… son hobbies o intereses que pueden jugar en tu contra si los añades.
  • Este tipo de currículum les conviene a las personas recién graduadas o que han pasado por muchos puestos de trabajo.  

3) El currículum mixto o cronofuncional

curriculum mixto o cronofuncional
Ejemplo de currículum mixto

Este tipo de CV ha surgido para complacer a quienes no se deciden ni por el modelo cronológico ni por el funcional. Es posible que un candidato desee resaltar sus competencias y habilidades, pero también posea una trayectoria profesional que quiera destacar, o quizás ha trabajado en empresas reconocidas mundialmente y desea resaltarlo.

En todo caso, este CV es una combinación que facilita y da libertad para que la persona presente su candidatura de manera que pueda destacar tanto sus competencias como su perfil profesional, incluyendo información detallada de sus puestos de trabajo, empresas y períodos en los que ha trabajado.

¿Cómo se logra esta combinación?

La primera parte digamos que tendrá lo funcional:

  • Los datos personales
  • Estudios realizados
  • Formación
  • Conocimientos.

Después debes incluir, el objetivo laboral, un apartado con el título de perfil profesional, donde deberás describir a grandes rasgos tu formación, experiencias y logros más importantes.

Crea otro apartado para resaltar las competencias, aquí te pedimos precisar, cuatro o cinco, las más importantes para el cargo al que te presentas.  Y finalmente, tu experiencia profesional utilizando el formato cronológico invertido. Debes especificar, empresa, cargo y periodo trabajado. Es muy importante que en esta parte describas las responsabilidades de cada cargo y tus logros.

La desventaja de este modelo es que puede resultar largo a los ojos del reclutador, por eso deberías ser preciso y solo incluir lo que realmente agrega valor al CV.

¿Cuál es el tipo de cv más popular?

El CV más popular entre los candidatos es el cronofuncional  pues combina lo mejor de ambos modelos.

El cuidado a tener es mantener un diseño conciso que organice la información sin redundancias y sin dejar datos importantes de lado.

¿Qué tipo de currículum prefieren las empresas?

Las empresas prefieren el currículum que proporciona mayor facilidad de lectura, no importa qué modelo se utilice.  El currículum debe ser amigable, claro y sencillo de leer, de una página o dos máximo.

Debe despertar la curiosidad del reclutador y mostrar la información más relevante del candidato.

Así que evita rodeos, lo importante es que tu CV describa tu trayectoria profesional con la mayor sencillez y utilizando un tipo de curriculum con diseño atractivo, que maximice tus capacidades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba