hacer videocurriculum

¿Te apuntas al videocurrículum? Aprende cómo crearlo en 2021

¡Tener un videocurrículum es lo más de lo más en la búsqueda de empleo!

¡Es estar al nivel Messi, Tarantino o Ferran Adrià! Vale.

Nos hemos pasado…

Lo que quiero decir es que realmente muy poca gente opta por tener su videocurrículum y decidir hacerlo ya dice muchísimo de ti como candidato/a y como persona.

Se trata de hacerlo con calidad, buscando la diferenciación positiva y sabiendo muy bien en qué momento y para qué tipo de vacantes y empresas te conviene utilizarlo.

➡️ Descubre todos los modelos de CV y elige el que mejor se adapte a tu perfil: Currículums básicos, Currículums modernosCurrículums creativos.

Quién y cuándo usar un videocurrículum

¡Siempre que quieras! No está restringido a ninguna profesión.

Quizás podemos suponer que el videocurrículum es más adecuado para personas con un determinado perfil: creativos/vas, consultores/as de marketing o publicidad, técnicos/as de diseño, etc.

Probablemente para este tipo de profesionales sea más “natural” tenerlo pero con eso damos por hecho que el resto de la humanidad no tiene esas competencias aunque no se dedique a ello.

Así que, tengas la profesión que tengas, ¡tú también puedes tener tu videocurrículum!

El cuándo usarlo ya es otro tema.

Y es independiente de tu perfil.

Tanto si eres del grupo de supuestos perfiles creativos como si no, tienes que ser hábil para decidir cuándo y con quién utilizar tu videocurrículum.

De la misma forma que adaptamos nuestro currículum tradicional a cada vacante y teniendo en cuenta la empresa a la que lo enviamos, con el videocurrículum hay que hacer lo mismo.

Valora la vacante y sobre todo el perfil de la empresa a la que quieres aplicar.

Seguramente pesa más el tipo de cargo pero, especialmente en para perfiles “no” creativos, puede que pese más el tipo de empresa a la hora de decidir si utilizarlo o no. ¡Incluso valora qué tipo de personas te está entrevistando!

Por ejemplo, si aplicas a una vacante de Directora creativa en una startup, seguramente será oportuno utilizarlo.

O si optas a un trabajo de Consultor de marketing en una agencia publicitaria, también.

Pero…. ¿Y si optas a Administrativa de Recursos humanos en la misma startup del principio? ¿Si, verdad? ¿Y si aplicas a Director de comunicación en una entidad bancaria? ¿Sí? ¿No?

Piensa bien en si es adecuado y cuándo es el mejor momento porque no siempre te va a convenir “mostrar todas tus cartas” en un principio sino todo lo contrario, a veces es mejor reservarte y dar a “estocada final” en la última entrevista.

Ventajas y desventajas del videocurriculum

Ventajas

¡Eres diferente y lo sabes!

Ya sabes la competencia que hay, la cantidad de currículum que reciben los/las recruiters para cada vacante y por eso envías tu currículum adaptado y lo mejor posible en cuanto a contenido y forma.

Lo haces para diferenciarte y conseguir dar un paso más en el proceso de selección.

En esta línea, el videocurrículum lo que consigue es subir un escalón más.

Gustará más o menos pero no vas a pasar desapercibido, seguro.

Más allá del papel

Está claro que tu currículum principal en papel dice mucho de ti, ya no sólo por el contenido, sino por cómo lo organizas, qué y cuánta información das en cada apartado… y también la forma habla de ti.

El estilo del currículum, incluso la tipografía o los colores que escoges transmiten de alguna manera tu personalidad.

Hemos hablado incluso de la posibilidad de escoger plantillas de currículum y de lo importante que es que, cuando las escojas, que “se ajusten a ti” y a tu forma de ser.

El videocurrículum va a completar todo esto, va a reflejar cómo actúas, cómo te mueves, y va a demostrar otras habilidades y qué eres capaz de hacer.

Llegará más allá a través del lenguaje no verbal.

Tus competencias en estado puro

Hacer un videocurrículum deja constancia de habilidades como creatividad, comunicación, calidad y capacidad de trabajo.

No es fácil hacer un buen videocurrículum.

Tampoco es tarea imposible, ni mucho menos, pero no es algo que se hace en cinco minutos.

Tienes que planificar cómo hacerlo, pensar en los que quieres reflejar, idear la forma de transmitirlo y “ponerte las pilas” con herramientas de edición, por ejemplo.

También demuestra que estás actualizado y que te estás tomando tu búsqueda de empleo muy en serio.

El videocurrículum es un mini-proyecto de trabajo en sí mismo, así que si lo haces, hazlo lo mejor posible.

Desventajas

No apto para aburridos/as

¡No he dicho tímido/as, he dicho aburridos/as!

No hace falta que seas Dani Rovira o Eva Hache porque existen muchas maneras de hacer un videocurrículum.

Seguramente lo primero que nos viene a la cabeza es hacer un auto-videocurrículum en el que explicamos quiénes somos y nuestra experiencia profesional.

Okey, esto sería lo esperado, pero puedes hacer un videocurrículum en el que no aparezcas tú, ni tan solo tu voz.

Puedes hacer montajes que transmitan tu experiencia y que las imágenes hablen de ti y por ti.

Ser una persona tímida o sin genes de monologuista no significa que no puedas tener tu videocurrículum y te sientas cómodo/a con este formato.

Luego veremos algunos ejemplos.

Estos y otros muchos pueden darte ideas 😉

Requiere tiempo y esfuerzo

Eso sí.

Si quieres hacer tu videocurrículum tienes que ser consciente que vas a tener que tomarte tu tiempo: para pensarlo, para ensayarlo, para grabarlo y para editarlo.

Esto como poco, porque también tendrás que invertir en tiempo para aprender cómo funcionan las herramientas de edición a tu alcance.

Será interesante pensar en qué resultado final quieres y evaluar qué necesitas para conseguirlo.

O sabes editar o tienes buenos amigos que sí sepan

Lo hemos comentado.

Si tienes conocimientos de edición debido a tu profesión, perfecto.

Si no los tienes, tendrás que aprender o “subcontratar” a alguno/a de tus amigos/as para que te eche una mano con esto.

Esta “desventaja” te aportará conocimiento de nuevas habilidades… y seguramente pasar un buen rato 😀

Caduca

Como los yogurts.

Es importante saber que con el paso de los años, tu currículum acabará viéndose algo anticuado.

Para hacer que “dure lo máximo posible” es mucho mejor que hables de tu trayectoria de forma genérica, que si muestras tu imagen también sea algo neutra.

Lo bueno, es que una vez has hecho un videocurrículum, ¡ya sabrás hacerlo para las versiones actualizadas!

Antes de grabar tu videocurrículum

Qué necesitas

Un móvil, un ordenador o una cámara de vídeo.

Puedes grabar y editarlo desde el móvil con alguna app o desde el ordenador.

En cualquier caso vas a necesitar tecnología para llevarlo a cabo.

Esto… ¡y ganas de hacer un buen trabajo!

La actitud es súper importante.

Debes estar concentrado/a para sacar el máximo de ti y de tu creatividad y hacer que te sientas orgulloso/a con el resultado final.

Hacer un guión que incluya

Presentación

Ya sabes que la primera impresión es importante, así que aprovecha los primeros segundos para dar una imagen positiva y profesional y hacer “que sigan mirando”.

Repaso de la trayectoria

Obviamente tienes que hablar experiencia profesional y lo mejor es que lo hagas a modo de resumen.

Una idea es desarrollar el apartado de “perfil profesional” de tu currículum en papel y darle forma de video.

Dar unas pinceladas sobre la formación o incluso darle un peso excepcional -por ejemplo si acabas de graduarte o has vuelto de Erasmus- también es adecuado.

Puntos fuertes

No vas a tener tiempo de explicar experiencia por experiencia, así que céntrate en reflejar tus puntos fuertes y competencias más relevantes.

Puedes “demostrarlas” o enumerarlas y contar algún ejemplo de cada una.

Si quieres, narra alguno de tus logros.

Al fin y al cabo, es otra forma de enfocarlo.

Otros:

Nadie mejor que tú sabe si puedes añadir algún otro apartado.

Si consigues que alguien más aparezca en tu videocurrículum y dé referencias, genial.

O quizás puedes incluir algunas de tus aficiones y hacer que conozcan tu parte más personal.

Despedida y agradecimiento

Sobre todo si se trata de un videocurrículum en el que apareces explicando tu trayectoria, es importante que “cierres” bien e incluso que te despidas y agradezcas la atención.

¡Si quieres! Algo que no sea forzado.

Si el videocurrículum es más creativo y es un montaje, puedes aprovechar el mismo estilo y añadir una imagen final de “gracias” o incluso tus datos de contacto.

Pensar los detalles

Ubicación

La ubicación debe de ser acorde al contenido.

Puedes “no arriesgar” y buscar un fondo uniforme o bien situarte en tu puesto de trabajo habitual.

También puedes trabajar con varias ubicaciones solo que si es así, asegúrate que dan continuidad a la historia.

Iluminación y encuadre

Haz que se te vea bien, a ti o las imágenes que vas a utilizar para el montaje.

Tiende a utilizar luz natural y busca planos medios favorecedores y si lo que muestras son imágenes de tus trabajos, acércate lo suficiente para que se vean bien.

Apariencia

La coherencia de tu imagen en tus distintas herramientas de búsqueda de empleo puede ser un buen punto de partida.

Es decir, utiliza los mismos criterios de imagen que los que tuviste en cuenta cuando escogiste tu foto de currículum o de perfil de LinkedIn porque seguramente la imagen adecuada para tu videocurrículum va a ir en esa línea.

Lenguaje no verbal

¡Ensaya!

Ya te avisamos que hacer un videocurrículum necesita tiempo.

Bueno… quizás eres de esas personas que improvisa de forma natural… Está bien. Entonces, revisa y repite las veces que haga falta.

Precisamente una de las gracias del videocurrículum es que va más allá del lenguaje verbal.

Aprovéchalo y sácale partido.

No dejes que eso vaya en contra tuyo.

No hace falta que te saques un máster en comunicación no verbal, pero cumple unos mínimos:

  • No estés rígido/a.
  • Gesticula mínimamente (no seas playmobil pero no te pases).
  • Practica la “sonrisa telefónica” delante de la cámara.
  • Mira a la cámara. Pero no “posturees”.
  • Sé lo más natural posible.

Elegir el programa de edición que usarás

No creas que esta es la parte más complicada porque cada una tiene su qué.

Además, te damos algunas recomendaciones de las herramientas o programas de edición que puedes usar:

Como ves, tienes varias opciones para llevarlo a cabo. Sea cual sea la que eliges, recuerda que la duración “ideal” debe oscilar entre el minuto y los tres minutos de duración.

Tienes que hacer un trabajo de síntesis así que no leas el currículum escrito –de ahí la importancia de hacer un guión previamente-.

Qué hacer con tu videocurrículum

Cuando consigas hacer tu videocurrículum te vas a sentir tan orgulloso que querrás enviarlo a diestro y siniestro.

¡Frénate!

Creemos que enviarlo en una primera fase del proceso de búsqueda no siempre es lo más adecuado.

En cambio, si has conseguido la entrevista personal o digital y ha habido un clima de confianza en ella, puedes ofrecer enviar o enseñar el videocurrículum in situ.

Con eso consigues un efecto extra en la entrevista, que hará que aumenten las probabilidades de pasar a la siguiente fase.

Otro “buen momento” puede ser cuando envíes candidaturas espontáneas, muy dirigidas.

Es decir, enviar tu videocurrículum a tus “empresas diana” que teóricamente no están buscando ampliar el equipo hará que presten algo más de atención a tu candidatura.

Paralelamente, puedes subir tu videocurrículum a las redes sociales: YouTube es una buena plataforma.

Igual que LinkedIn, en el que estará disponible en todo momento (ya no lo envías, “está”).

Aprovecha tu “video-contenido” y tenlo a mano para cuando consideres que debes utilizarlo.

Como hemos comentado en otras ocasiones: sólo tú sabes y decides qué hacer y cuándo.

Ejemplos de videocurrículums

 

Este videocurrículum es muy fresco y cercano, hasta parece que tiene un punto informal.

Las imágenes apoyan la narración, dan claridad y dinamismo. Habla de emociones y de sentimientos –sublime el vídeo que incluye en el que le agradecen su trabajo- y lo remata con sus competencias y un “gracias” muy en la línea de todo el video.

 

 

Este ejemplo es minimalista y sin demasiadas florituras a nivel de edición. Todo ello es muy acorde al perfil profesional que, a pesar de la aparente seriedad del estilo, consigue acercarse a nosotros con su movimiento y su sonrisa. ¡Y llama a la acción!

 

 

Muy “de profe”. En el currículum, esta persona incluye técnicas que muy probablemente utiliza en su día a día laboral. No vemos su imagen (¡al final sí!) ni oímos su voz pero de alguna forma la vemos en acción.

 

 

Este ejemplo es bastante más austero. Un plano, apoyo con titulares y grabado de forma continua. ¡Y ya! Esta persona tiene su videocurrículum y demuestra que puede hacer todo lo que se propone.

 

 

De un estilo similar al anterior. Este currículum es muy profesional y al mismo tiempo sencillo de hacer. Hace referencia a experiencia, a competencias y proponer una entrevista. Es básico peor cumple el objetivo de “dejarse ver” más allá de un texto.

 

 

No es la mejor interpretación de la historia de los videocurrículums y es un poco más largo de lo que debería, pero es un videocurrículum trabajado porque consta de distintos planos, incluso con otras personas dando referencias. ¡E incluye los datos de contacto!

 

 

Este os lo enseñamos “por bonito”. Para que veáis que podemos daros recomendaciones pero que cada uno debe de pensar en la creación de su videocurrículum como un proyecto personal. Entonces, pueden surgir cosas maravillosas.

 

Conclusión

Y hasta aquí nuestras claves y recomendaciones a tener en cuenta cuando hagas tu videocurrículum.

¡Te animamos a que lo hagas!

Aprenderás sólo con el hecho de hacerlo, te reforzará los argumentos para tu networking y entrevistas y tendrás una herramienta más que la gente no suele tener.

Eso te diferencia aún más.

Sólo elige el momento oportuno para difundirlo.

Artículos relacionados

Ir arriba