reclutadora

Cómo mejorar tu CV (12 trucos de una reclutadora)

Antes de nada, tenemos que contaros que Currículum y Trabajo está formado por un equipo multidisciplinar que tiene como uno de sus objetivos dar herramientas y acompañar a personas en búsqueda de empleo.

Para ello, contamos con la colaboración de profesionales del ámbito de la orientación profesional así como del ámbito de los recursos humanos que asesoran con el respaldo de su experiencia.

Nos parece interesante contaros cómo mejorar vuestro currículum desde el punto de vista de una reclutadora. 

Hazlo con la mejor actitud

mujer positiva frente a un portatil

La actitud marca la diferencia en muchos aspectos de la vida.

Hacer algo con una actitud positiva, ambiciosa, ganadora u optimista o hacerlo “sin ganas”, por obligación o sin ilusión puede provocar resultados muy distintos.

¡Con tu currículum también pasa!

Así que tienes que QUERER hacer tu currículum, no TENER que hacerlo.

Lo harás “con cariño”, cuando estés positivo/a, con tiempo, sin presión (avánzate a una necesidad real y ten tu currículum preparado aunque “no lo necesites”) y sacarás lo mejor de ti.

Al fin y al cabo, el currículum es tu principal herramienta para la búsqueda de empleo.

Mejor tomárselo en serio y de forma positiva.

Hazlo a conciencia

La actitud sin trabajo no sirve de nada.

A veces le quitamos importancia al hecho de hacer un currículum.

Vale, no es una tesis doctoral pero también tiene su qué.

Como reclutador/a, recibir un currículum bien trabajado o no, hace que descartemos o avancemos con esa persona.

Pero ¿qué significa bien trabajado?

  • Buena imagen, que resulte atractivo y diferenciador.
  • Contenido interesante y bien expuesto.
  • Sin errores (faltas de ortografía, incoherencias en fechas, cambios de formato accidentales, etc.

¡Todo esto como mínimo! Lo vamos a ver más adelante.

El caso es que lo hagas como si se tratara de una muestra de tu trabajo.

Apuesta por la calidad y la profesionalidad, porque sea cual sea tu profesión, eso es lo que buscan los reclutadores/as.

Apuesta por un buen diseño

Recibir un currículum con un diseño diferente, atractivo y “que entre por los ojos” ya te pone más receptivo/a.

Te hace pensar que esa persona ha dado importancia a TODO su currículum, incluida la forma.

Claro que un currículum tradicional puede pertenecer a un/a muy bueno/a profesional, pero no engancha. Por lo menos al principio, ya que da sensación de anticuado y aburrido, como si se tratase de “uno más”.

Todo esto será más o menos grave en función de tu profesión, pero siempre importante.

Por ejemplo, profesiones relacionadas con el diseño, el marketing, la comunicación, la informática… en ellas es vital que el diseño sea óptimo. Es como un requisito.

En otro tipo de profesiones, por ejemplo del ámbito social, legal, administrativo… quizás no sería algo indispensable pero precisamente por eso hará que tu currículum se diferencie exponencialmente del resto.

Si te ves capaz de diseñar tu currículum, adelante.

Si prefieres apoyo en ese sentido recuerda que tienes mil opciones de plantillas de currículums que además puedes editar y personalizar.

modelos de cv

Lo bueno, si breve…

¡Vale, no nos pasemos de breve! Pero recuerda que el objetivo del currículum es conseguir una primera aproximación que propicie una entrevista personal, así que la información y por tanto la longitud del currículum, debe de ser la justa.

Añade la información indispensable y aquella que aporte valor y para eso, créenos, con dos páginas suele ser suficiente.

Lo demás, podrás explicarlo en la entrevista 😉

Ponte en la piel del/de la recruiter: el tiempo es oro y suelen cumplir el dicho de “la primera evaluación del currículum suele ser de pocos segundos”.

¡Es así! ¡En serio!

La primera lectura es en diagonal: título, perfil profesional, las “etiquetas” de los puestos de trabajo, las funciones del último

Si todo esto encaja y “encaja rápido”, entonces seguimos leyendo.

Revisa la longitud de tu CV y busca alternativas:

  • Tener un currículum resumido y otros ampliado.
  • Jugar con los márgenes y el tamaño de la letra para conseguir la longitud deseada.
  • Concentrar experiencias iguales en cuanto a funciones en un mismo apartado.
  • Enumerar las funciones en lugar de explicarlas con un texto interminable.
  • Utiliza iconos para algunos apartados (idiomas, conocimientos, habilidades, etc.).
  • ¡… Y si tu currículum tiene 3 páginas, las tiene y ya está!

Un poco de orden, por favor

Orden en dos sentidos.

En primer lugar, ordena los distintos apartados del currículum “según lo esperado”.

Puedes hacer algún cambio y añadir o prescindir de alguno de los apartados, pero no arriesgues mucho con eso porque los reclutadores van a “ir a buscar” el contenido que necesiten o tenga más pese para ellos en ese momento.

La estructura o el formato del currículum te pueden ayudar a ordenar mejor la información, resaltando aquella que más te convenga.

Por ejemplo, un currículum que tiene mucha experiencia profesional y poca formación o conocimientos, quizás es mejor que no se estructure en columnas porque nos “comeremos el espacio” que necesitaremos para la experiencia.

O un currículum con muchos apartados –que vienen dados por el propio perfil profesional-, vale la pena que se organice por columnas bien diferenciadas para poder localizar cada sección, cada apartado, con un simple golpe de vista.

En segundo lugar, dentro de cada apartado utiliza el orden cronológico inverso, es decir, de lo más actual a lo más antiguo.

¿Por qué?

Porque nos vamos actualizando y lo más reciente suele ir más acorde con tu evolución y con las tendencias del mercado.

Esto es aplicable a los apartados de Formación y Experiencia, así como a otros como Logros, Publicaciones, Voluntariados, Colaboraciones, etc. en caso de que tu currículum los tenga.

Añade tu perfil de LinkedIn y otras redes sociales

redes en cv

O la importancia de conectar.

LinkedIn es la red profesional por excelencia, el punto de partida de muchas otras específicas por sector.

Es una red generalista con la que trabajan diariamente recruiters y headhunters.

Tienes que estar en ella y muy probablemente lo estés.

Entonces… ¿por qué no añadirla en el currículum y facilitar la conexión?

Si tienes un perfil ejemplar en LinkedIn y entran en él, amplias la posibilidad de “vender” o defender tu candidatura: las referencias, las skills validadas por tus contactos, la actividad que tienes en la red… Todo esto aporta valor y es muy difícil que te lo quiten.

¿Añadimos otras redes sociales en el currículum? Sólo si aportan valor y son de contenido profesional o estrechamente relacionado con él. Instagram, Twitter, Pinterest, Youtube… pueden ayudarte o hacer que te descarten.

Añade enlaces relevantes

Si tienes una web o un blog, si has colaborado en artículos publicados en formato online, si te entrevistaron en un programa de televisión o si llegaste a hacer tu videocurrículum, añade enlaces para que puedan verte a ti o tus trabajos de primera mano.

No hay muchas personas que pueden añadir este tipo de enlaces así que si tú puedes, seguro que eso llama la atención del/de a reclutador/a.

Incluye la sección para resumen profesional

cv resumen

¡Esta parte encanta a los/las reclutadores/as!

Haz storytelling y cuenta tu historia profesional a modo de resumen cercano, que realmente hable de ti y provoque ganas de conocer tu trayectoria y tus motivaciones.

Es una oportunidad genial de captar la atención y el interés de la persona que lee y evalúa tu currículum así que aprovéchala. Y adaptala. Este es un apartado al que prestar atención en el momento de adaptar tu currículum a una oferta concreta.

Leer más: El perfil profesional que mejorará tu CV (Guía + 11 ejemplos) 

Pon un valor a tus logros

¡Para esto tienes dos opciones!

O bien añadir algún logro representativo dentro de cada etapa profesional o crear un apartado específico para los logros más relevantes de toda tu experiencia.

Y poner valor a tus logros no sólo significa “ponerlos” en valor si no cuantificarlos.

Por ejemplo:

  • Logré incrementar en un 20% las ventas en el primer trimestre.
  • Diseñé estrategias de retención del talento que redujeron la rotación del equipo un 10%.

Los logros complementan a tus funciones, especialmente en cargos de gestión o directivos. ¡No los olvides!

Leer más: Cómo escribir los logros en el CV – con 27 ejemplos

Utiliza palabras claves

Y esto es aplicable a todo tu currículum.

Puedes usar palabras lavo o keywords en diferentes apartados, repitiéndolas, buscando sinónimos e incluso utilizando algún anglicismo.

Las palabras clave son importantes porque:

  • Serán imanes en la primera lectura que pueda hacer el/la reclutador/a.
  • Son otra oportunidad perfecta para unir los requisitos solicitados en la oferta con tu perfil.
  • Los recruiters las usan para hacer búsquedas de perfiles en LinkedIn.
  • Algunos software de recursos humanos y recruiting utilizan sistemas ATS de filtro y seguimiento de candidatos/as que se basan en palabras clave.

Tienes que tener muy claro cuáles son las palabras clave imprescindibles para tu profesión, sector y objetivo profesional.

Seguramente ya tendrás una idea, pero también está bien que investigues un poco perfiles profesionales afines al tuyo, especialmente de las personas que trabajan en empresas en las que te gustaría trabajar, así como fijarte en los skills que aparecen en las ofertas de empleo que te interesan.

Eso sería un buen principio.

Hazlo único para el puesto

Obviamente no vas a empezar desde cero cada vez que quieras enviar un currículum.

No obstante, la propuesta es que tengas un currículum general y lo adaptes a cada una de las ofertas de empleo.

Seguramente no harás grandes cambios pero por lo menos piensa si te conviene hacer alguno.

A veces, cambiar simplemente la etiqueta de tu puesto de trabajo actual, cambiar el verbo en algunas de las funciones o seleccionar qué formación vale la pena añadir o no, pueden hacer que tu currículum sea mejor o peor evaluado.

Y no solo se trata de adaptar sino de eliminar toda aquella información que no sea relevante para el puesto al que optas: cosas como eliminar tu especialidad si no encaja con el sector de la empresa a la que aplicas, los cursos antiguos que no tienen nada que ver con la oferta, tus primeras experiencias que realizaste mientras estudiabas –en casos en los que les suceden muchos años de experiencia profesional como tal-, por poner algunos ejemplos.

Al fin y al cabo se trata de economizar tu currículum y hacer que cada partícula de él aporte valor.

Sé tú mismo y transmítelo

Se puede ser un/a mismo/a también por escrito.

El estilo que utilizas, la estructura que eliges, el cómo ordenas los apartados y enumeras dentro de ellos, lo que remarcas porque es lo que para ti es lo más importante, el estilo o colores que utilizas… Todo ello forma parte de tu marca personal.

Transmitir tu marca personal en el currículum, ser tu mismo/a, le da personalidad y es como iniciar una relación en este proceso de búsqueda o cambio de empleo.

Eres cómo eres y tu currículum debe ser acorde a ti y debe haber una especie de hilo conductor hacia y en la entrevista,  en cómo negocias las condiciones y aceptas una oferta y, al final, en tu comportamiento en la nueva empresa.

Conclusión

Nadie tiene la fórmula mágica para hacer un currículum de 10.

Nadie. Es imposible.

Las personas que evalúan (evaluamos) los currículums son diferentes, vienen de trayectorias distintas, de “escuelas” de todo tipo.

Unos/as dan valor a unos aspectos y otros/as a otros.

Entonces ¿De qué sirve que nos asesoren a la hora de hacer un currículum?

Que alguien que se dedica a evaluar currículums o perfiles -¿dicho así suena muy frío no?- se siente al otro lado de la mesa, contigo que estás en proceso de cambio o búsqueda de empleo, hace que “te pongas los ojos del/de la reclutador/a” y analices tu currículum como probablemente será evaluado en la mayoría de casos.

Pero es TU currículum. Déjate aconsejar y a la vez sé crítico con estos consejos y contigo mismo.

Se me ocurre una comparación: ¿Cómo vas a vestirte cuando te convoquen a una entrevista? ¿O a una reunión? ¿O incluso a una fiesta? Seguramente te dejarás aconsejar por la gente que te rodea y al mismo tiempo también tendrás claro qué se ajusta más a ti y a tu estilo.

Con el currículum pasa lo mismo, está bien dejarse aconsejar pero… ¿Qué menos que sentirte cómodo/a con lo que vas a llevar?

Artículos relacionados

¿Necesitas ayuda con tu búsqueda de empleo? Déjanos echarte una mano
Revisión de currículum
89
90
  •  
Redacción de currículum
149
90
  •  
Mentoring para entrevista
79
90 por hora
  •  
Traducción de CV al inglés
99
90
  •  
Traducción de CV al francés
99
90
  •  
Ir arriba