16 consejos efectivos para motivar a tu equipo de trabajo

Hoy hablamos del recurso más importante de una empresa, las personas.

Nada es más importante que tener trabajadores motivados, sea cual sea el puesto que desempeñen.

Sin ellas, el negocio no funcionaría. Ni con el mejor producto, ni con las herramientas tecnológicas más punteras, ni siquiera teniendo los recursos financieros necesarios.

Por eso, es imprescindible que como líder de una organización desarrolles la capacidad de motivar e involucrar al equipo en el trabajo, incluso en situaciones de estrés o tareas difíciles.

Harás que el ambiente sea mucho más sano, y motivante, y que la empresa y los resultados sean más productivos y competitivos.

¡Vamos a ver algunas técnicas de liderazgo efectivas para ayudarte a aumentar la motivación de tu equipo!

¿Por qué es necesaria la motivación de los empleados?

Porque es algo fundamental para el éxito de cualquier proyecto, tanto a nivel empresarial como a nivel de trabajo en equipo.

Un trabajador motivado no solo rinde más de forma individual, se siente más a gusto y da el cien por cien, sino que tiene un sentido de pertenecia a la empresa y al equipo más fuerte, y eso le permite trabajar mejor con los demás y contribuir a mejorar el clima laboral.

Por tanto, también aumenta la productividad y los resultados de la empresa.

¿Cómo motivar a un equipo en el trabajo?

👉 Comunicación frecuente y transparente

La comunicación es un canal de doble vía, con lo cual no se trata solo de transmitir, sino también de recibir. Tiene que haber un flujo constante de comunicación entre los trabajadores y el líder.

Eso significa mantenerles actualizados con lo que se debe hacer, explicarles por qué y también escuchar sus ideas, opiniones y comentarios. Ser un líder de equipo cercano.

Si te comunicas regularmente con tu equipo, les das la oportunidad de venir y hablar contigo, y te muestras abierto y accesible, te aseguro que tu equipo se sentirá más comprometido con el negocio, con los proyectos, y más motivado.

👉 Fija objetivos claros individuales y grupales

Comparte tu visión y cuáles son los objetivos del negocio.

Si tus empleados saben para qué están trabajando, entenderán mejor lo que se espera de ellos y lograrán mejores resultados. 

Recuerda establecer regularmente objetivos claros y medibles tanto a nivel individual como grupal, a corto, medio, y largo plazo. Y no esperes hasta la revisión anual para establecer objetivos.

Establecer objetivos por períodos más cortos ayudará a mantener la motivación y energía, y en caso de que hay alguna incidencia, se podrá resolver el problema con eficiencia de modo que no se forme un problema mayor a largo plazo.

👉 Cuida el clima laboral

No existe motivación en el trabajo si hay un mal clima laboral.

A veces, es inevitable que haya rencillas en el trabajo por discrepancia de opiniones o formas distintas de trabajar, pero siempre tu deber como jefe de equipo es intentar escuchar a cada parte y buscar la mejor solución para llegar a un acuerdo.

Una buena idea para promover las buenas relaciones entre los trabajadores es brindar un espacio en la empresa para relajarse, o de juego, un almuerzo o comida compartida semanal, una formación dinámica y divertida, etc.

👉 Reconoce el trabajo bien hecho

Reconoce cada logro de tus trabajadores. Da igual que sea algo pequeño, un esfuerzo u horas extra que hayan hecho, una idea, o un proyecto entero bien llevado a cabo. El caso es que se sientan valorados por su trabajo.

Para ello, no te limites solamente a decir «buen trabajo», explica también por qué les felicitas, cómo han ayudado a la empresa o por qué han hecho un gran trabajo. Y no esperes hasta que un proyecto esté terminado para mostrar tu gratitud y dar crédito.

Puede ser un reconocimiento verbal, incentivos económicos, o mejor aún, días libres, incluso una experiencia o actividad de ocio, una comida, capacitación o más flexibilidad laboral. Todo vale.

Lo importante es celebrar los logros para así aumentar su motivación.

👉 Da un buen ejemplo

Un buen líder siempre predica con el ejemplo, no puedes pedir más a tus trabajadores de lo que te pedirías a ti mismo.

Si te esfuerzas y ayudas cuando un compañero lo necesita, te quedas hasta tarde si es necesario, etc. todas las personas que estén a tu cargo querrán esforzarse igual que tú y nunca te pondrán pegas si alguna vez les pides que por ejemplo se queden un día dos horas extra para terminar un proyecto.

👉 Ayúdales a crecer

Dicen que el estancamiento profesional es la muerte de la motivación ¿no? Pues no dejes que esto ocurra. La gente se siente motivada cuando sabe que existen posibilidades de crecimiento dentro de la empresa.

Es fundamental buscar maneras para que tus empleados crezcan y aprendan.

Puedes crear un plan de formación, meterles en proyectos en los que se sientan parte indispensable de la organización, darles más responsabilidades o autoridad, y en la medidas de lo posible, promocionar de forma interna a los que ya están en la empresa, antes que contratar de fuera.

Esto hará que estén más satisfechos laboralmente, que mejore el clima laboral, y aumente la productividad, y que ahorréis tiempo y costos.

👉 Organiza actividades de team building

Ahora mismo casi todas las empresas importantes organizan actividades de team building (construcción de equipo) para fomentar el trabajo en equipo, la integración, la buena comunicación y el liderazgo

Si aún no sabes muy bien de qué te estamos hablando, aquí tienes algunas ideas: gincanas urbanas, paintball, laser tag, escape rooms, viajes corporativos o carreras solidarias. Hay cientos de opciones.

Y si prefieres algo más económico y privado, también existen profesionales especializados que ofrecen dinámicas de grupo y team building dentro de la propia empresa.

👉 Ofrece formación

Como decíamos antes, la formación es interesante no solo para crecer profesionalmente, sino para aumentar la motivación de los trabajadores.

Por una parte, ofrecer la formación necesaria y relevante para su puesto de trabajo les puede ayudar a mejorar su rendimiento o promocionar, pero también ofrecer otras formaciones complementarias como cursos de idiomas, programas de Office u otros temas que, aunque no tengan que ver directamente con la profesión que se desempeña, pero que pueden resultar útiles e interesantes para el trabajador.

👉 Critica constructivamente

Si por algún motivo tienes que corregir o “regañar” algún trabajador de tu equipo, siempre intenta que sea una corrección positiva.

Puedes hablar de los puntos mejorables, pero cíñete a los errores concretos sin generalizar ni descalificar, y siempre reforzando la parte que han hecho bien.

Otro detalle importante es hacerlo siempre en privado.

Nunca, nunca corrijas a alguien delante del resto de sus compañeros. Felicitarlo sí, pero criticarle en público es ponerle en evidencia, desmotivarle, y darle pie a una respuesta negativa.

👉 Flexibilidad laboral

Cada vez es más difícil compaginar la vida familiar con la profesional.

Por eso una de las cosas que más valoran los trabajadores hoy en día es la flexibilidad laboral.

Algunas propuestas de conciliación laboral pueden ser: fomentar el teletrabajo, intercambiar horas extra por días libres, guarderías, horarios más flexibles del trabajo, o días de jornada intensiva.

Si consigues una mejor conciliación, no solo estarán más satisfechos en su puesto de trabajo y vida personal, sino que trabajará más a gusto y mejor.

👉 Escucha a tu gente

Esto hará que sientan que realmente son parte de la empresa. Dales la posibilidad de dar sugerencias o de hablar sobre problemas en el trabajo tanto a nivel personal como profesional.

Cuanto más vean que su opinión es valorada, más se atreverán a darla, y verás que en algunos casos tienen soluciones increíbles e ideas innovadoras a problemas que puedan surgir.

👉 Pide y brinda retroalimentación

Pide su opinión acerca de un nuevo proyecto, servicio o producto prestado.

También en el caso de hacer cursos de formación deja encuestas para que los trabajadores puedan valorar el nivel de satisfacción. Cuanto más sientan que su opinión se tiene en cuenta, más valorados y motivados se sentirán.

Por otro lado, proporciona tu también feedback a cada trabajador y tanto si es para felicitarle por un buen trabajo como si es para revisar aspectos a mejorar.

👉 Si dices que no, que sea con mucho tacto

Al igual que pasa con las críticas, si algún proyecto sale mal o si un miembro de tu equipo o trabajador te pide algo y no puedes concedérselo, tienes que tratar de tener tacto al decirle que no.

Empieza por explicarle los motivos de forma clara y objetiva y si aun así tuviera dudas trata de llegar a un acuerdo con él e intenta ofrecerle otras cosas que puedan estar en un término medio.

Si vieras la posibilidad de poder concedérselo en un futuro díselo, pero tampoco se lo confirmes al cien por cien.

Por ejemplo, si estás negociando un aumento de sueldo con él, pero todavía no se lo puedes otorgar, déjale claro los motivos y dile que si sigue trabajando así seguramente puedas negociarlo en el futuro.

👉 Permíteles tener autonomía

Más autonomía equivale a menos estrés, con lo cual se trabaja más cómodo, se rinde más y se consigue más eficiencia.

Por supuesto, como buen líder debes estar pendiente por si en algún momento se necesita algún tipo de feedback y para ir revisando los objetivos.

Pero debes darles la libertad para controlar o decidir sobre determinados asuntos, y darles espacio para desarrollar su creatividad y para que se impliquen en la empresa.

👉 Reconoce las señales de baja motivación

La baja motivación puede traer importantes consecuencias para el equipo de trabajo y para el proyecto que se esté realizando, por ello, como su responsable debes saber cuándo un empleado está desmotivado.

Algunas de las señales que nos indican un problema de motivación son:

  • Pesimismo
  • Falta de iniciativa
  • Aislamiento
  • Retrasos en las entregas o ausentismo laboral
  • Bajo rendimiento en general
  • Malos resultados en los KPI’s

👉 Escucha a los que se van 

Los empleados que dejan la empresa a veces serán más honestos que los que todavía están en el trabajo.

Muchas veces por mucho que digas a los trabajadores que pueden hablar sin ningún tipo de problema y en total confianza, no te van a dar una opinión cien por cien honesta.

Muchos empleados tienen miedo a ser castigados o incluso a ser despedidos, asi que cuando un trabajador se va de la empresa es muy interesante hablar con él o realizar algún tipo de cuestionario para ver los motivos de su salida.

En resumen: Cómo motivar a tu equipo de trabajo

Existen muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de motivar a un equipo de trabajo, pero los fundamentales son:

  • Trata de ser un líder cercano, que genere confianza, que se comunique regularmente de forma transparente, y que invite a los trabajadores a contar sus ideas y opiniones.
  • Fija objetivos claros y explica lo que esperas de cada trabajador.
  • Ayúdales a crecer y desarrollarse profesionalmente.
  • Fomenta un buen clima laboral.
  • Ofrece ventajas o beneficios para la conciliación laboral.
  • Confía en tu equipo y dales responsabilidad y libertad para tomar sus propias decisiones.
  • Reconoce el trabajo bien hecho y premia las metas logradas.

Si consigues que los trabajadores se sientan más valorados, harás que estén más felices, motivados, más comprometidos con el proyecto, y desempeñarán mejor su trabajo haciendo crecer la empresa.

infografia motivar a tu equipo

Artículos relacionados


¿Necesitas ayuda con tu búsqueda de empleo? Déjanos echarte una mano
Revisión de currículum
89
90
  •  
Redacción de currículum
149
90
  •  
Preparación entrevista
119
90
  •  
Consultoría Linkedin
179
90
  •  
Traducción de CV al inglés
99
90
  •  
Traducción de CV al francés
99
90
  •  

Deja un comentario